VIAJAR SIN GLUTEN:: Transporte





Bungee jumping en Queenstown, 
Nueva Zelanda
A primera vista no parece que el transporte sea un problema para un celíaco ¿no? Pero si miramos más detenidamente nos daremos cuenta que el transporte es un factor a tener en cuenta en nuestros viajes, sobre todo si el tiempo que vamos a pasar en el avión, tren o coche va a ser largo.

En muchas ocasiones pasaremos tiempo suficiente como para tener que comer en algún momento, ya sea un vuelo de larga distancia en el que incluso hagamos dos comidas, un viaje en carretera con unos amigos o un ferry, aunque sean pocas horas. Por lo tanto, es normal que a un celíaco le preocupe por ejemplo, si en ese vuelo Tokyo-Nueva York tan largo va a tener disponible un menú sin gluten, o si sería mejor llevarse unas galletitas.

Recuerdo por ejemplo un vuelo que hice con Emirates, en el que me trataron como una reina; y otro con Air France, en el que tuve que pedir que me trajeran el queso y vino del menú normal porque en el mío venía solo agua... En cualquier caso os recomiendo que solicitéis el menú sin gluten SIEMPRE (mejor en el momento de la reserva y reconfirmando unos días antes del vuelo). Si no habéis avisado con antelación, poco podréis hacer.

En cuanto a trenes, en España Renfe está relativamente bien preparado: tiene productos aptos en sus vagones restaurante y máquinas expendedoras; pero los menús sin gluten solo se pueden pedir en clases Preferente y Club en trenes AVE y Euromed. Es discriminatorio y aun así, es de las compañías ferroviarias mejor preparadas (que me lo digan a mi cuando tuve que recurrir a unas patatas fritas para desayunar en un tren nocturno de Munich a Berlín...).

Precisamente muchas de las dudas que me llegan están relacionados con los VIAJES EN AVIÓN: como si se puede  llevar comida a bordo o sobre menús sin gluten de las compañías aéreas. No menos importante es saber cómo solicitar estos menús y si no sois solo celíacos quizá os interese saber también todos los códigos que utilizan las aerolíneas para designar los menús especiales.

También me ha parecido importante hablar sobre otras formas de transporte habituales: A PIE O EN BICI (tengo en proyecto hacer el camino de Santiago para contaros más en detalle); en BARCO, ya que algunas travesías en ferry pueden ser largas (como la que hice en 2011 volviendo de Portsmouth a Bilbao, de 32 horas) en TREN y en COCHE Y AUTOBÚS.

En este apartado no voy a considerar los cruceros, pero podéis verlos aquí.


Avión Barco Coche y autobús Tren A pie y en bici Image Map







Blogging tips