Viajes de idiomas sin gluten




Cada vez más gente está optando por salir al extranjero para aprender un idioma. En mi opinión, es la única forma de coger fluidez y aprenderlo bien. Pero para un celíaco pueden surgir algunas dudas, sobre todo en lo relacionado a la familia y al alojamiento

Hay varias formas de organizarse un viaje de idiomas. 

  • Contratar un viaje con una agencia especializada, asegurándonos el curso de idioma, el alojamiento y algunas comidas. Así hice mi primer viaje de idiomas a Irlanda en 2005: buscamos una agencia que nos lo dejara todo hecho (alojamiento con familia, todas las comidas, curso de inglés, vuelos, excursiones, actividades, monitores...). En este caso tenía 17 años.
  • DIY / organizando todo desde casa: alquilando una habitación compartida o un piso, y apuntarse de forma separada a una escuela de idiomas. Es lo que hice cuando fui a Alemania en 2008. En este caso tenía 20 años y me lo monté todo yo: busqué una escuela que me gustara, alojamiento en piso compartido (que busqué a través de la escuela) y de comidas, excursiones y vuelos me encargué yo. 
  • Haciendo un semester program: esta opción es bastante desconocida en España, aunque yo la recomiendo muchísimo. También existen los gap year. Suelen ser unos meses o un año completo entre el colegio y la universidad, que se aprovechan para viajar, aprender un idioma o hacer voluntariado, en la mayoría de casos lejos de casa. Yo me apunté a un semester program de 2 meses en Australia y Nueva Zelanda en 2010 con Pacific Discovery, que me aseguró de que se podría adaptar a cualquier tipo de dieta. Consistía en viajar durante dos meses haciendo trabajos de voluntariado y expediciones por parques naturales. No era un curso de idiomas, pero al compartir el programa con americanos, ingleses, australianos y neozelandeses durante 24 horas al día y 9 semanas, aprendí mucho más de lo que lo habría hecho en cualquier clase. La experiencia por supuesto, inolvidable.

La mejor opción depende de la edad de la persona que viaje y de la comodidad. Para menores de edad lo mejor es buscar una agencia que se pueda hacer cargo de nuestras necesidades, pero para más mayores es más recomendable buscar todo por separado (y normalmente mucho más barato). Sin embargo, la opción de alojarse con una familia es una experiencia que vale la pena vivir y normalmente esto es posible solo a través de una agencia o una escuela de idiomas.

Empresas que pueden buscar familias que conozcan la dieta sin gluten:

  • ASTEX: el director comercial de esta agencia es papá de un celíaco y asegura que pueden proporcionar programas donde se pueda llevar una dieta exenta de gluten. 
  • KELLS COLLEGE: esta agencia lleva organizando viajes para celíacos desde 2005. Yo me fui con ellos ese mismo año a Irlanda y la verdad es que la familia que me tocó tenía los conocimientos básicos y no se arriesgó porque siempre me puso lo mismo para comer y cenar (aunque creo que es normal allí). Supongo que con el tiempo las familias habrán cogido más experiencia. Tienen cursos para profesionales, adultos, estudiantes, ... e incluso se puede hacer un año de colegio en el extranjero.
  • DESTINOS SIN GLUTEN: es una agencia de viajes especializada en adaptarse a las necesidades de celíacos. Ofrecen cursos para estudiantes hasta 17 años, adultos, profesionales, ... Son intermediadores de la agencia Study Global.
Otra alternativa para los que os gusta ir por libre que quizá ya conocéis, es viajar a través de Wwoof o Workaway. Estas páginas ofrecen oportunidades de trabajo voluntario (cuidando niños, trabajando en granjas, cuidando animales, ayudando a construir una casa...) a cambio de alojamiento y comida. Tienen familias por todo el mundo. Es una idea interesante para aprender un idioma fuera de clase por muy poco dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips