VIAJAR SIN GLUTEN:: Donde comer:: Picnics y barbacoas


Todos hemos ido de picnic o de barbacoa alguna vez, eso seguro. Aunque cuando vamos de viaje, a veces solo pensamos en restaurantes y olvidamos estas opciones que muchas veces se hacen acompañadas de las mejores vistas. Cuando Chris y yo planeamos una escapada, pensamos en todas las alternativas que tenemos para comer. Para ajustarnos a un presupuesto bastante limitado, combinamos comidas en restaurantes, comida en la calle y picnics.

LOS PICNICS

Los picnics son flexibles, no solo para los celíacos sino para todos. Podemos elegir qué nos apetece comer, dónde comprarlo y dónde comerlo. Podemos cocinar en casa y llevarlo en tuppers o simplemente elegir cositas para picar y preparar una mantita para comerlo en el lugar más bonito que encontremos (o donde haya unas mesas). No solo están bien para gastar menos, también pueden venirnos bien cuando vamos a unas fiestas, por ejemplo, y sabemos que va a haber colas en los restaurantes y que la precaución para evitar la contaminación cruzada va a ser menor. 
Picnics en San Fermines y en Donosti
Cuando vamos a Donosti solemos hacer picnics  para evitar precios que se les van de las manos . Una de las veces fuimos a un establecimiento de comida para llevar, en el que preguntamos sobre la contaminación cruzada, los ingredientes... y nos llevamos una paellita y un pollo asado con patatas. Compramos una botella de vino y nos fuimos al puerto a comer. Precio total de la comida para dos: 16€ (los menú de finde empezaban por 18€ por persona). Cuando fuimos a San Fermines, nos preparamos las madres nos prepararon un picnic compuesto por zumos, bocadillo de tortilla de patata y ensaladilla rusa. 
Picnic en Urdabai, uno de los lugares más bonitos que he visitado.
Otras veces simplemente vamos a lugares donde no hay muchos restaurantes. La foto de arriba es de un picnic que hicimos cerca del Bosque de Oma, en Urdaibai. Compramos varios tipos de queso, jamón, fuet, zumos, patatas fritas, aceitunas y brochetas de fruta y nubes. Allí mismo había zonas de picnic así que más fácil, imposible. Se nos olvidó llevar una neverita para que no se nos calentara la comida, eso sí.

También es habitual prepararnos nuestra comida cuando vamos de camping. Cuando estuve por Nueva Zelanda y Australia solíamos acampar en parques naturales y allí prácticamente nos hicimos expertos en lo que a cocina al aire libre se refiere. Solíamos hacer la compra en un supermercado en base a un plan de comidas y después nos la repartíamos para llevarla en las mochilas.

Comprar, cocinar y comer: la rutina de un viaje por Nueva Zelanda.

BARBACOAS (y asados y parrillas)

Las barbacoas tan habituales en verano se pueden extender a todo el año. En muchos lugares hay barbacoas de uso público, y otra opción es preparar la nuestra propia sobre la marcha
, que no tiene que ser nada del otro mundo: una parrilla y carbón vegetal.
Barbacoas carnívoras en casa y barbacoas vegetarianas en la otra punta del planeta.
Eso sí, aunque parecen muy inocentes en lo que al gluten se refiere, tenemos que tener cuidado. Muchos seguro que ya lo sabéis, pero no todo lo que se pone en una barbacoa, aunque se haga a la plancha, es libre de gluten:
  • Hay preparados de carne para barbacoa que están adobados o especiados y pueden no ser aptos. Por suerte en España suelen venir bien indicados. Si os vais fuera y no podéis saberlo, mejor ir a lo seguro y evitar chorizos, salchichas o cualquier producto preparado que no sea piezas de carne fresca. 
  • Las verduras, el marisco y el pescado aunque no llevan gluten y son seguros, pueden estar contaminados si la parrilla no está limpia.
  • También tendremos que tener en cuenta que el pan no vuele sobre la parrilla, que a los "encargados de la parrilla" a veces les gusta ir picando lo que van haciendo con pan.
  • Si se van a asar alimentos con y sin gluten, pide que lo tuyo se haga primero para evitar la contaminación.
Aquí tenéis un artículo que es un pequeño "abc" sobre cómo hacer una barbacoa.

Pescado y marisco a la brasa en Sihanouk Ville, en Camboya (en esta ocasión
no cociné yo, pero lo compré en un restaurante que cocinaba todo a la brasa).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips