Establecimientos analizados: Mama Eat






DIRECCIÓN: Via San Cosimato, 7. Barrio Trastévere. Roma.
TELÉFONO: 39 06 580 62 22.
PÁGINA WEBwww.mamaeat.com
PRECIO MEDIO: 20€
Ver carta

Mama Eat se define a sí mismo como un ristoranti per celiaci. Y es un paraíso celiaquil, lo prometo. Además, está situado en pleno Trastévere, un barrio muy agradable para dar un paseo, tomarse algo y cenar. Nosotros estuvimos visitando el Vaticano y el castillo de Sant Angelo por la mañana, y decidimos ir a comer allí. Los precios son normalitos (pagamos 36€ por una pizza, una lasagna, unos arancini (croquetas de arroz fritas), tarta y agua.

Cuando llegamos lo primero que nos preguntaron fue qué carta queríamos: sin gluten o con gluten. Al principio Chris pidió la suya sin gluten, y luego pensó que si pedía la carta con gluten los platos serían más baratos, pero apenas había diferencia, así que pedimos los dos de la carta para celíacos. La carta sin gluten es tan larga que es complicado elegir. Tienen de todo, de todo: fritos, ensaladas, pizzas (calzone, rigatoni, normales...), pasta, lasagna, muchísimos postres caseros... Para empezar elegimos unos arancini, unas croquetas rellenas de arroz fritas, típicas de Sicilia y que se suelen vender en puestos de comida callejera. Si os digo la verdad, no he probado ningún rebozado que se asemeje al de las arancini. Espectacular. Estaban muy, muy buenas.

Arancini sin gluten
Después, volvimos a hacer lo que hicimos en la mayoría de sitios en Italia: pedimos un plato principal cada uno (generalmente pizza o pasta) y después lo compartíamos. Siempre sin gluten claro. En este caso yo me decidí a pedir una lasagna, que no había probado todavía. Tardaron un poquito en traérmela, y estaba un poquito quemada por encima, pero estaba muy, muy buena. La mejor de todas las que he probado.

Lasagna
Chris por su parte se pidió una pizza vegetariana llenita de verduras, que resultó ser (para mi gusto), la mejor de todo el viaje. No quedó ni una miguita. Tenía los bordes crujientes y la masa muy fina, y además, habían echado queso y verduras con alegría. Muy rica.

Pizza con espinaca, calabacín, champiñones y queso
En ese punto yo ya estaba que no me entraba nada más, pero claro... No se puede decir que no a una vitrina llena de tartas y postres caseros sin gluten. Cuando la camarera nos empezó a decir todos los postres volvió a pasar lo de siempre. ¡Todo tenía que estar bueno! Tiramisú normal, tiramisú de pistacho, tarta Kinder Bueno, tarta de limón, tarta ricotta y chocolate... Al final nos decidimos por una tarta de limón, aunque apunto estuvimos de pedir la de Kinder Bueno, que también tenía una pinta exquisita.
Vitrina con postres, todos singlu
Tarta de limón... mmm....

En fin... las fotos hablan por sí solas, pero solo podemos recomendar y volver a recomendar Mama Eat si vais a Roma :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips