VIAJAR SIN GLUTEN:: Planificar:: Equipaje


Hay dos tipos de celíacos: los que llevan la maleta llena de comida (o llevan incluso una maleta aparte con comida) y los que no llevan nada. En realidad hay un tercero en el que me incluyo: los que no van a llevar nada pero acaban con la mochila llena de comida gracias a las madres.

Puedes ver el equipaje permitido en:
Aviones
Trenes
Barcos
Cruceros

Yo he viajado de las dos formas, y no me inclino especialmente hacia ninguna. Lo lógico sería llevar comida, pero claro, llevar comida para una semana todavía, ¿pero para dos meses? ¿y para medio año? Cuando me fui a trabajar a Camboya no quise llevarme nada porque al fin y al cabo tendría que pasar allí 6 meses apañándome con lo que había y al fin y al cabo lo que me llevase me iba a durar nada. Al final llevé cosas -gracias mamá-: galletas, bizcocho, fuet... Con lo que no contaba es que me iba a alojar en un lugar sin nevera (luego me mudé) y que las hormigas y arañas darían sin ningún problema con mi despensa. Así que mis cuatro cositas se convirtieron en nada de la noche a la mañana. Es lo que tiene un país tropical donde los bichos llegan a los lugares más insospechados.

En realidad lo que me pasó en Camboya es una anécdota, pero viene a decir que sin productos de casa también se sobrevive. No me meto ya en el tema de niños celíacos, que entiendo que como padres no se quiera dejar nada al aire y menos algo tan serio.

¿Mi recomendación? Aunque yo no lo haga siempre, lo mejor es llevar algo de casa, sobre todo para picar. Lo ideal son productos que duren, que os suelan apetecer, que tengan su propio envase para abrir y cerrar, que no precisen cubiertos, que no pringuen demasiado y que aguanten bien el calor (si vais a un sitio donde hará calor). Tened en cuenta que en algunos países no podréis introducir productos de origen animal o vegetal (más información sobre comida en el equipaje en vuelos).

Como ya os he dicho, mi manía de no llevarme nada específico viene de mi idea de que en todas partes es posible comer sin gluten y siempre he conseguido apañarme, mejor o peor, pero siempre lo he hecho y vosotros también podréis. Pero bueno, vuelvo a lo de antes, unos snacks no hacen daño a nadie, sobre todo cuando tenemos unas horas de viaje por delante...

Algunos ejemplos de cosas que os podéis llevar:

Galletas saladas o dulces
Tortitas de maíz
Frutos secos
Chocolate*
Patatas fritas
Barritas energéticas
Quesitos (tipo Babybel)*
Bocadillos
Pan de molde y bolsita de tostadora para desayunos
Lonchitas de embutido cortado: fuet, chorizo, lomo*
*Ojo con el calor

Blogging tips