VIAJAR SIN GLUTEN:: Transporte:: Barcos sin gluten


Aunque muchos estaréis pensando en pequeñas travesías de dos horas, hay ferries en los que se llega a dormir y a pasar más de un día (decírmelo a mi, que hice cuatro veces la travesía entre Bilbao y Portsmouth). No conozco personalmente muchos ferries, pero sí sé que en estos es más complicado encontrar comida específica sin gluten, al revés de lo que pasa con muchos cruceros.

En los ferries de travesías cortitas suele haber una cafetería, y en ella encontraremos lo mismo que en una cafetería de tierra firme. En travesías largas encontraremos pequeños supermercados en los que no será complicado encontrar los ingredientes básicos para picar o preparar alguna comida pequeña; y algún restaurante en el que seguramente estén dispuestos a prepararnos algo fuera de la carta, en el caso de que no pudiéramos comer nada.

Muchos barcos también tienen a disposición de los pasajeros microondas (suelen ser para calentar comida de bebés). Yo calenté en el ferry a Inglaterra unos cuantos tupper en los que llevaba mi comida y mi cena. Lo hice a la vista de personal del barco y nadie me dijo nada. Mis padres en otro viaje se llevaron hasta una tostadora para hacer bocadillitos en el propio camarote.

En el caso de los barcos, es importante recordar que el país de origen de la compañía establece el idioma oficial a bordo, y aunque tomemos el ferry en España, si el barco es inglés, por ejemplo, el idioma a bordo será el inglés y no el español. 





Blogging tips