lunes, 2 de febrero de 2015

Plaza de San Marcos, Palacio Ducal y Puente de los Suspiros


La famosa plaza de San Marcos es el corazón de Venecia. Con sus 180m de largo y 70m de ancho, es la única piazza en Venecia: las demás son piazzales o campos. La construcción se inició en el IX, pero no fue hasta 1177 cuando adquirió la forma por la que hoy la conocemos.



Se considera una de las plazas más bonitas del mundo e incluso Napoleón Bonaparte la definió como "El Salón más bello de Europa". La plaza es el lugar más bajo de Venecia, por lo que no es de extrañar que cuando hay acqua alta, ésta sea la primera en inundarse. En este caso las autoridades colocan unas pasarelas para poder transitar.


Por las noches y con el buen tiempo, la plaza y sus cafés se llenan de vida. Aunque eso sí, conviene avisar por ejemplo de que en el Café Florian, uno de los más antiguos de Italia, la consumición más barata ronda los 10€... Como curiosidad, en la plaza no se puede comer, ni beber, ni arrojar basura ni dar de comer a las palomas. Aunque estas últimas, ajenas a la normativa, siguen acudiendo con asiduidad a la plaza.


En la plaza hay varios edificios importantes, como la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, el Museo Correr, el Campanile y la Torre dell'Orologio


La Basílica de San Marcos es el templo religioso más importante de Venecia y se empezó a construir en el año 828 pensando en que fuera una prolongación del Palacio Ducal para albergar el cuerpo de San Marcos traído desde Alejandría. Hoy en día la basílica no tiene mucho que ver con cómo fue en sus orígenes, ya que ha cambiado mucho a lo largo del tiempo.



La basílica actual, de planta de cruz latina y cinco cúpulas, se convirtió en catedral de Venecia en 1807. Tiene más de 4.000 metros cuadrados de mosaicos, algunos del XIII como los de la cúpula de la Ascensión, que representan escenas del Nuevo Testamento. En el interior el color que predomina es el dorado. Debajo del altar, sustentado por cuatro columnas de alabastro y mármol, reposa el cuerpo de San Marcos.


El Palacio Ducal (Palazzo Ducale), también llamado palacio del duque, comenzó siendo un castillo fortificado en el IX, pero tras un incendio tuvo que ser reconstruido y fue utilizado como fortaleza y prisión. Desde él 120 dogos dirigieron Venecia durante casi 1.000 años.


Combina elementos arquitectónicos bizantinos, góticos y renacentistas. En el interior hay pinturas y esculturas de Tiziano, Tintoretto y Bellini. Como curiosidad, en el Palacio Ducal está también la Bocca di Leone, un buzón con aspecto de cara de león donde antiguamente se podían denunciar las prácticas ilegales de los ciudadanos.


El Puente de los Suspiros, que sale del propio Palacio Ducal, fue construido en estilo barroco en el XVII y da acceso a los calabozos de palacio. El nombre del puente viene dado por ser el camino que seguían los condenados a muerta ya que, desde sus ventanas, veían por última vez la Laguna Veneta.



El Campanile es el campanario de la basílica de San Marcos. Mide 98,5m de altura y es el edificio más alto de la ciudad, por lo que ofrece unas vistas muy bonitas de la ciudad de Venecia. La torre original servía además como faro para los navegantes. Tras varias modificaciones, adquirió su forma actual en 1515.


En lo más alto de la torre reina una veleta con forma de ángel dorado. Podemos observar también cinco campanas, las cuales tenían diferentes funciones durante la República: la "Marangona", la más grande, se tocaba cuando empezaba y terminaba la jornada laboral, el "Malefico", la más pequeña, anunciaba las condenas a muerte, la "Nona" tocaba a las nueve, la "Trottiera" servía para llamar a los miembros del "Maggior Consiglio" para que fueran a la Cámara del Consejo, y la "Mezza terza" anunciaba una sesión del Senado.
En 1902 la torre se derrumbó y, diez años después, fue reconstruída con la misma forma.


Chris y yo visitamos la plaza en varias ocasiones durante las escasas cuarenta y ocho horas que estuvimos en Venecia: cuando estaba parcialmente inundada, por la noche, por la mañana, al mediodía... Pasear por ella es una de las cosas que nadie se puede perder al visitar Venecia. Nosotros decidimos no entrar en ningún sitio por cuestiones de tiempo y presupuesto, aunque si volvemos...


Os dejo algunas fotos más de la plaza y de la laguna de Venecia, todas sacadas en la plaza de San Marcos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips