lunes, 26 de enero de 2015

¡Empezamos el viaje a Italia!

Después de varias semanas planeando el viaje, el 26 de enero nos levantamos con la mochila ya preparada y cogimos el autobús hasta el aeropuerto Santander (haciendo parada en Bilbao -que aprovechamos para tomar algo en un bar cerca de Termibús-). Cuando llegamos, hicimos un picnic improvisado en el aeropuerto antes de embarcar. Volamos con Ryanair, y como no teníamos equipaje para facturar, hicimos la facturación online. Lo bueno es que ahorras tiempo y colas, lo malo es como se te olvide hacerlo...


Llevamos dos mochilas de 40 y 50 litros, que fueron suficientes para meter todo lo que necesitaríamos los 12 días que estaríamos en Italia: 5 mudas, cuatro camisetas dos jerséis, un pantalón, el neceser, secador de pelo, cámara de fotos... Y lo puesto. No necesitamos más. Chris estrenaba la mochila que le había regalado en Reyes. Muchas personas dudan entre mochilas y maletas. Yo en general llevo siempre mochila, especialmente si me voy a estar moviendo o voy a coger bastante transporte público. La maleta la dejo para casos puntuales o escapadas a ciudades.

Con ellas pasamos los controles de Ryanair sin problemas y subimos al avión, donde una vez más, pudimos comprobar cómo en el folletito que dan a bordo, los productos están correctamente etiquetados para distintas alergias. Otra cuestión es que no hubiera mucho para elegir sin gluten: patatas fritas, aceitunas y poco más. Pero bueno, al fin y al cabo los vuelos que hace Ryanair son cortos y se puede llevar comida sin problema.

Embarcando
Llegamos al aeropuerto de Ciampino de Roma a la hora prevista y allí esperamos hasta que llegó el autobús de Terravisión para el que teníamos billetes, y que media hora más tarde nos dejó en la estación de Termini. En Roma había buscando alojamiento económico y cercano a la estación para no tener que andar mucho de noche. Además al día siguiente cogeríamos el tren a Siena a las 7:30, así que no lo íbamos a poder disfrutar mucho. Elegí el hostel Yellow, a cinco minutos de Termini y que nos costó unos 12€ por persona y noche en habitación compartida.

Llegamos sin mucha complicación, e hicimos el check-in. El personal de recepción era bastante joven pero fueron muy atentos, y nos acompañaron hasta la habitación que la verdad, era un poco de "mala muerte" pero como ya era de noche y había gente, no saqué fotos. Había 3 literas y poco más: unas cestas metálicas bajo las camas para guardar el equipaje, un radiador con ruedas que calentaba más bien poco, una conexión wifi de muy poco alcance (a veces ninguno) y una mesita. Los baños compartidos estaban bastante bien.

Dejamos las cosas y fuimos de vuelta a Termini para buscar un sitio donde comer. Había buscado de antes restaurantes sin gluten pero no encontré ninguno cerca, así que muy a mi pesar fuimos al McDonald's que está en la estación. Yo no quería pedir hamburguesa, así que pedí ensalada y patatas fritas, pero Chris insistió en que cogiera una hamburguesa porque iba a comer muy poco. Por otro lado no quería comer la hamburguesa pero sí probar el pan sin gluten que desde hace poco tiempo tienen en los McDonald's italianos gracias a AIC. Así que al final la pedí con un poco de pesar...

El funcionamiento de los McDonald's en Italia es parecido al de España: pides el pan y esperando un poco más te sacan la hamburguesa. Eso sí, la única opción de pedir una hamburguesa sin gluten era pedir la hamburguesa normal de 1€. No me dejaron pedir un Happy Meal o un menú normal con hamburguesa sin gluten. También nos dijeron que el ketchup y la mostaza se pagaban aparte. Y para entrar a los baños hacía falta el ticket. Podéis ver la opinión que hice sobre McDonald's en Italia aquí.

Hamburguesa sin gluten de McDonald's
El pan no era terrible, se dejaba comer, pero creo que no se parece en nada a un pan de hamburguesa con gluten. Era fácil de masticar (no se hacía bola) pero no tenía sabor, ni miga, ni ná de ná. Y la ensalada era lo más triste que he comido nunca. Las patatas fritas como siempre, ricas.

De allí nos fuimos directos de vuelta al hostel, bastante cansados del viaje y con muchas ganas de dormir un poquito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips