sábado, 31 de mayo de 2014

Pintozzeria

La Pintozzeria es una pizzeria vitoriana con fama de tener muy buenas pizzas aunque un poco justita en lo que se refiere a "atención al cliente". Está ubicada en el casco viejo, y eso la convierte en un restaurante al que se suele ir a cenar antes de salir de fiesta. Nunca se me habría pasado por la cabeza ir si no fuera porque ahora tiene un acuerdo de colaboración con EZE y tienen pizzas sin gluten.

Desde luego, escuchando lo buenas que estaban, Chris y yo nos animamos a ir a cenar. En la carta que nos dieron estaban marcadas las pizzas y algún otro plato aptos para celíacos. Me decidí por una pizza con jamón queso, tomate y setas, y Chris por otra que se acabó tan rápido que me resulta complicado recordar los ingredientes.

Mi pizza sin gluten

Cuando pedimos nos dijeron que la mía tardaría más, algo que no me importó. Lo que no me gustó tanto es que le sacaran la de Chris (con gluten) tan rápido y la mía 15 minutos después. Sí, la mía tardaba más, pero podían haber esperado a sacar la otra un poco más tarde. De hecho, aunque al principio dijo que esperaría a la mía, al final tuvo que empezarla porque se quedaba fría y para cuando me trajeron la mía, él casi se la había acabado. Vamos, que cenamos en dos turnos.

Pizza con gluten de Chris
Al acabar, nos dijeron amablemente que si no queríamos postre (no tenían claro si les quedaba alguno sin gluten), que fuéramos a pagar a la barra, que había mucha gente esperando y necesitaban la mesa. Esto me acabó por molestar del todo. Cenamos a todo correr, uno primero y el otro después.

Lo cierto es que la pizza estaba buenísima, y aunque me fastidie que te "echen" para que se quede la mesa libre cuanto antes (lo hacen casi siempre), seguro que vuelvo. La masa era finita, crujiente... Tenía bastantes ingredientes. La verdad, una pizza de 10 en un restaurante con una atención de 3.

ACTUALIZACIÓN 20 octubre 214

He vuelto y nos sacaron las pizzas a la vez, y nos cobraron en la mesa con muchas menos prisas. Y la pizza aun mejor que la anterior: probablemente la mejor que he probado hasta ahora.

jueves, 15 de mayo de 2014

Descansando en Abezia

Cuando necesito tranquilidad voy a la casita que tenemos a Abezia para descansar.

Preparando el próximo viaje...
Así despierto desde mi habitación...
Prados alrededor del pueblo
Limpiando perretxikos
Cerezos en flor

Habitantes de Zuia

Praderas en primavera

Los terneritos de mi vecino. Están para comérselos pero no en sentido literal.
Abezia



miércoles, 14 de mayo de 2014

Un stop en Arrasate

Esta entrada es tan corta como corto fue mi examen de euskera para una bolsa de trabajo, que es para lo que fui a Arrasate (o Mondragón). La cosa no siguió hacia adelante aunque la verdad es que fui bastante relajada porque ya tenía trabajo en la oficina de turismo.


Lo cierto es que Arrasate es un pueblo industrializado y aunque está en un entorno precioso, pensaba que iba a ser más bien tirando a feo, pero me sorprendieron sus calles, de las que no os puedo decir mucho porque tenía que coger el bus.



Blogging tips