domingo, 30 de marzo de 2014

Hendaya: preparando el interrail

Ayer fui a Hendaya a comprar los billetes de tren de interrail de Francia. Sí, se supone que la gracia del interrail es apuntar el tren y montar. Pero "France is different". Mi primera parada en el interrail es Estrasburgo, pero tengo que llegar de algún modo desde Vitoria y tenía 3 opciones: volar (descartado por precio), coger trenes regionales que no precisan reserva (las magníficas conexiones francesas hacen que tenga que coger 5 trenes regionales con horarios horribles y tuviera que pasar una noche en algún punto medio y 2 días perdidos) o coger un tren nocturno a París y un TGV a Estrasburgo.

Los trenes de alta velocidad y nocturnos normalmente requieren reserva y pago de suplemento. Hasta ahí, todo normal. Lo que no es tan normal es que no puedas reservar ni por teléfono ni por internet. Y claro, ellos tienen plazas limitadas para pases de interrail en esos trenes, y no hay forma de saber ni cuántas son ni cuántas quedan, así que reservar el mismo día que viajas es bastante arriesgado. La única opción es ir con bastante antelación a comprar las entradas, y así lo hice.


Todavía tengo que agradecer vivir en Vitoria y no en Málaga, por ejemplo, porque no me habría hecho ninguna gracia tener que subir hasta Francia desde allí. Desde Vitoria al fin y al cabo solo hay una hora y media. Aun así, cuando llegué ya no quedaban plazas de interrail en el tren nocturno y tuve que pagar un suplemento extra. En total, 25€ por el tren nocturno en litera de Hendaya a París y 6€ por el TGV a Estrasburgo.



Ya que estaba, me acerqué a Donosti, una de mis ciudades favoritas.


Blogging tips